¡Hola Tentadores!

¡Cuánto tiempo! No os he abandonado, pero por motivos personales no he podido publicar estas dos últimas semanas, pero tranquilos, que ¡ya vuelvo a la carga! Hoy os voy a hablar de un tema muy especial…

Hoy en día es habitual escuchar y leer sobre el punto G. Ya sabéis, ese punto mágico que estimulándolo correctamente hace las delicias de cualquier mortal hembra. Pero no, no os voy a hablar de esa preciada zona rugosa.

¿Y qué pasa con el hombre? Que siempre tiene esa presión de buscar y encontrar nuestro punto y sobre todo de estimularlo bien. Pues ya es hora de que seamos nosotras las que nos pongamos a la faena y busquemos su punto P. ¿Qué? ¿Punto P? ¿Y qué es eso? Os preguntaréis. Seguro que hay alguna/o que ya lo sabe. Pero vamos a darles la oportunidad a aquellos que lo desconozcan. El punto P es así mismo como nuestro punto G. Está localizado en el recto del hombre, pegado a la próstata y su estimulación hará ver las estrellas a más de uno.

prostata-punto-p

Ese punto P que algunos guardan como su mejor tesoro, sólo lo tienen ellos. ¡Enhorabuena chicos! Sois afortunados. Estimular esta zona no es meter grandes cosas o cambiar de sexualidad, que no te cuenten tonterías. Estimular esta zona es estudiarse el propio cuerpo disfrutando, es conocerse a uno mismo más…  A este punto se llega solo con un dedito, siempre y cuando este dedo vaya bien lubricado.

Además existen infinidad de juguetes (sin ser los típicos penes enormes, escríbeme y te asesoro) con los que podrás estimular tu Punto P y sin que te haga sentir menos viril. Hay hombres que por este hecho no han probado nunca esta práctica. Pero por regla general, los que lo prueban, repiten. Aquí os muestro una foto de la zona a estimular.

¡Así que ya sabéis Tentadorix! Probadlo y si lo deseáis lo podéis contar. Si necesitas consejo sobre que lubricante es el más adecuado no dudes en mandarme un email y te responderé lo antes posible.

¡Saluditos!