Hola Tentadorix! Ya se acaba el Verano… menudos días de lluvias y temperaturas fresquitas hemos tenido. Se acaba el verano sí y con él las cenas en las terracitas, cervezas a la fresca, paseos en la orilla del mar, baños en piscinas o playas, las minifaldas, escotes de infarto, romances furtivos y pasear nuestro lindo cuerpo por las calles de nuestra ciudad. Aún así seguimos planeando escapadas. Fines de semana en alguna casita rural, o una paella en un merendero del campo y le damos la bienvenida a nuestras chaquetas vaqueras, leggins y zapatos más cerrados. Hacemos cualquier cosa para salir de la rutina que acabamos de empezar. Pero hoy no os voy a hablar de moda, no. Si no de algo que me tiene bastante preocupada.

El otro día leí un artículo que me dejó pasmada. Sabía del peligro que corren las mujeres que utilizan tampones, a lo que añado compresas, por la cantidad de químicos que utilizan. Pero no había leído aún nada como esto. Posiblemente, seguro, que hay muchísimos casos iguales o similares. Pero supongo que este caso en concreto al ser famosa la chica se ha hecho más viral. Y como no podía ser de otra manera, lo vamos a comentar en La Tentación de Tuchy.


Lauren Wasser es una super modelo de California que reside en Los Angeles. Lauren utilizaba como muchísimas mujeres tampones en los días de su menstruación. Ella estaba en la cima de su carrera como modelo, pero un día empezó a encontrarse mal al tener el periodo. Pensó que era normal, pero no sabía hasta que punto iba a cambiar su vida. 

El 3 de Octubre de 2012 empezó a sentirse mal. Cambió su tampón como siempre hacía en los días de regla, cada cuatro horas, pero el malestar iba en aumento. Esa misma noche en un cumpleaños tuvo que irse antes de hora de lo mal que se encontraba.

Al cabo de las horas se despertó en su cama de un sobresalto. La policía llamaba a la puerta, su madre había dado parte al no poder contactar con ella.

Lauren alimentó a su perro como pudo y llamó a su madre, quien le preguntó si necesitaba una ambulancia.

Al día siguiente un amigo de la familia junto con la policía fue al piso de Lauren, donde la encontraron en el suelo del dormitorio. La trasladaron de urgencia al hospital a punto de morir. Con 42 grados de fiebre y sus órganos fallando, temían que sufriese un ataque al corazón. No sabían qué hacer, no sabían que le pasaba, hasta que el médico pregunto si utilizaba tampones, y así era. Se lo extrajeron y Lauren dio positivo para el Síndrome de Shock Tóxico.

Las siguientes horas eran críticas y comunicaron a su madre que se preparara para lo peor. Lauren no recuerda nada ya que estaba inconsciente. Despertó en la habitación del hospital completamente hinchada, llena de tubos por todas partes y sin poder hablar. Desorientada y con una tremenda sensación de ardor en manos y pies. La infección se había convertido en gangrena.


Mientras estaba en el hospital, su madre contrató a un abogado, donde empezaron los trámites para denunciar a la empresa que fabricó los tampones. Lauren se unió a la causa cuando estuvo recuperada.
Contactó con otras mujeres afectadas y con grupos de ayuda para dar a conocer su caso e informarse de otros. Contactó con la congresista de Nueva York, Caroly Maloney, quien espera sacar adelante la ley Robin Danielson, un programa de investigación sobre los riesgos que conlleva la presencia de dioxina, fibras sintéticas, fragancias químicas y otros componentes en los tampones. El shock tóxico es poco frecuente, pero está ahí, y las marcas no hacen nada para reducir el riesgo.

Lauren quiere que la información de advertencia en las cajas de los tampones sea más grande y más clara, como en las cajetillas de los cigarros.

Han pasado tres años, y aunque no ha sido fácil, Lauren se encuentra mejor. Su amiga fotografía todo su cuerpo, no solo su cara. Empieza a aceptarse como es. Pero tiene muy claro que va a seguir luchando para que ninguna mujer tenga que pasar por lo mismo. 

Información obtenida de Vice.

Fotografías: Jennifer Rovero/ Camraface – Vía: Vice

Escalofriante, ¿a qué si?.

Os voy a hablar de la temida para algunos y querida para otros… Copa Menstrual. También conocida como Copa íntima, Copa vaginal o Copa de menstruación. La mayoría de las veces que he hablado de ella a un grupo de mujeres o a mis amigas su contestación ha sido: “Pero que asco”. Ahora, cuando les he dado toda la información que abajo os voy a dar a vosotros, han cambiado de parecer, y muchas me la han comprado. 

Pues como su nombre indica es una copa en la que se deposita nuestra menstruación. Es la alternativa más novedosa y saludable al uso de compresas y tampones desechables. Es un recipiente 100% fabricado en silicona médica que recoge el flujo menstrual en los días de menstruación.
Es muy sencillo. Simplemente tienes que doblar con un dedo hacia dentro la obertura de la copa de modo que se doblaría sobre sí misma e introducirla en tu vagina como si fuera un tampón sin aplicador. Ésta se desplegará en el interior para adaptarse a las paredes de la vagina y a disfrutar de 12 horas de comodidad.

Pues sí. Has leído correctamente. Aproximadamente la podemos llevar 12 horas sin problemas. Al cabo de ese tiempo simplemente tenemos que vaciar nuestra copa, limpiarla, volver a colocar en su sitio y ¡listo! 

Podemos pasar el día entero en la playa o en una barbacoa sin necesidad de buscar un “sitio” donde poder cambiarte el tampón o la compresa. O despreocuparte de si se sale del bikini el hilo del tampón, que parece que tiene vida propia. Podemos dormir toda la noche del tirón con la tranquilidad de que no vamos a manchar esas braguitas tan monas. No se mueve, no se nota y no se ve. Queda completamente en el interior de la vagina. Y es ideal para practicar deporte.

No hay ningún elemento que quede en contacto con el exterior de tu vagina, con lo que no interfiere a la hora de hacer pis.

Es completamente reutilizable. Al comenzar y terminar los días de menstruación simplemente tenemos que esterilizar la Copa Menstrual hirviéndola y guardarla en la bolsita que la acompaña.

Ahorras dinero en tampones y compresas. ¿Te imaginas no volver a comprar esos artículos alrededor de 10 años? La cantidad de dinero que ahorrarías al mes.

Ocupa poco espacio con lo que podemos llevarla con nosotras en el bolso o en la maleta si nos vamos de viaje. Adiós a la incomodidad de llevar el paquetón de compresas a cuestas.

Es ecológica. ¿Te has parado a pensar la cantidad de residuos que se genera durante la menstruación? No solo el usar y tirar cada tampón o compresa utilizado, sino todo el embalaje de estos productos y su difícil descomposición. Así que encima ayudamos al planeta.

Y para mi uno de los factores más importantes es que no produce sequedad vaginal. A mi particularmente, con el uso del tampón, llegaba un momento que las paredes de mi vagina se quedaban completamente secas, y no sabéis la irritación que me producía el cambiarme el tampón.  Es uno de los sistemas de recogida de fluidos menstruales más naturales que existen. 

¿Te he convencido ya? La verdad es que simplemente con leer atentamente el prospecto que traen los tampones o las compresas, da miedito. Hace unos años, tuve una época en la que no paraba de salirme candidiasis en mis partes íntimas. Estuve como seis meses seguidos que en cada menstruación me salía la infección. El ginecólogo me daba la pomada y ya está. Fue entonces cuando Kleido trajo como novedad la Copa Menstrual y nos informaron de sus convenientes. Yo me tiré de cabeza a probarla. ¿Qué podía perder? Estaba ya desesperada. ¿Os podéis creer que al segundo mes de utilizarla no salió la infección? Desde entonces no he vuelto a tener Candidiasis.

No lleva ni “conservantes”, ni “colorantes”, es 100% natural y respeta por completo nuestro cuerpo. Es tan segura que se puede insertar incluso antes de tu menstruación.

Y bien. ¿Te pasas a la Copa Menstrual?

¿Cómo la puedes adquirir? Mándame un privado por Facebook y te asesoraré personalmente.

¡¡¡Hasta la próxima Tentadores!!!

Muuuuak