Eróticas, exóticas y acrobáticas. Así son las sorprendentes posturas del Kama Sutra, que ponen a prueba articulaciones, músculos y a veces hasta nuestra integridad física. Pero más allá de la gimnasia sexual, la obra en sí está repleta de antigua sabiduría sexual de la que se beneficiará cualquier pareja.

Hoy damos introducción a este arte amatorio. A partir de hoy todos los Viernes descubriremos juntos una nueva postura sexual o un juego que podréis realizar el fin de semana. Por eso de aquello que se dice: “Yo solo follo los sábados”, cosa que yo no comparto, ¡oiga! Además de cosas peculiares relacionadas con esta peculiar publicación.

Vía Pinterest

Pero antes de adentrarnos al meollo, os voy a dar una introducción básica de qué es el Kama Sutra. Por si no lo sabíais… 


El Kama Sutra original fue escrito en el Siglo III en India por un hombre conocido como Vatsyayana Malla. No existen imágenes del hombre en cuestión y el libro está redactado en sutras en sánscrito: frases cortas y concisas creadas para ser memorizadas. Richard Burton y Forster Fitzgerald Arbuthnot fueron quienes lo descubrieron en el siglo XIX y lo tradujeron al inglés, lo cuál reavivó el interés por el antiguo texto. Trasmitieron la sabiduría erótica del pasado al público de su época, tarea difícil si tenemos en cuenta las actitudes represivas de ese periodo. 

El Kama Sutra no es el único manual de sexo llegado desde Oriente. El Agna Ranga es otra obra india sobre el amor escrita en el siglo XV por Kalyana Malla y su objetivo era “impedir el desperdicio de vidas y amores” debido a la ignorancia de los divinos placeres de las artes amatorias. El Jardín perfumado fue creado en el siglo XVI en Túnez por Sheik Nefzawi para alentar la satisfacción sexual y, como consecuencia, la fidelidad de las parejas casadas del reino.

No fue hasta la década de 1960, donde el clima sexual, en general, era más abierto y relajado, que el Kama Sutra salió de su escondite.

A pesar de la fama mundial de sus exóticas posturas sexuales, el Kama Sutra no trata únicamente de sexo. Está compuesto por siete libros, de los cuales sólo uno analiza pormenorizadamente el sexo. La esencia de los otros seis no tienen nada que ver con la sexualidad, si no que describen el modo en que las personas deberían conducirse en sus relaciones sentimentales e íntimas.

  

Las cortinas están echadas, las velas encendidas, las bebidas frías… Todo lo que hace falta son unas delicadas caricias para hacer olvidar a nuestro amante las dificultades de la jornada y fundirnos los dos en un abrazo.

Hay que tener siempre presente que el punto de partida esencial en cualquier seducción son los besos. Sin embargo, los antiguos textos insisten en que, una vez que hayamos atraído a nuestro amante con un beso, deberíamos estar listos para proseguir con otras seductoras habilidades. 

Vía Pinterest

En próximas publicaciones os voy a mostrar cómo seducir con estilo. Escogeremos la técnica que más se nos adecúe y la aplicaremos con toda la maestría de la que seamos capaces. Hagamos lo que hagamos, nos entregaremos a fondo, en cuerpo y alma, a la sensualidad del momento y le mostraremos a nuestra pareja sexual que no deseamos estar en ningún otro lugar en ese momento, tan intenso, que es capaz de detener el tiempo.

LA SEDUCCIÓN

La seducción puede desatarse de la manera menos esperada. Desde un simple guiño o un pícaro y explícito whatsapp, hasta las técnicas amatorias que a continuación os iré mostrando a lo largo de los post. De cualquier modo, tomaremos como guía el Kama Sutra y haremos de la seducción nuestra principal prioridad.

LA DISPOSICION ADECUADA

Es muy fácil abalanzarse sobre nuestro amante cuando estamos de humor para ello. El desafío se plantea cuando NO es el caso. El cansancio de nuestra jornada laboral, posibles problemas o frustraciones, la temida RUTINA… Son muchas las cosas que pueden “bloquearnos” y dejarnos “sin ganas”. 

De nosotros depende invertir la situación y despertar su deseo y el nuestro. Y para lograrlo os vamos a mostrar recursos eróticos que quizá ya sabíais o habíais olvidado.

Probemos a llamarle unos minutos antes de encontrarnos. 
Potenciaremos la sensación de anticipación diciéndole que estamos tan excitados que queremos hacer el amor nada más entre por la puerta de casa. De esa forma nos excitamos nosotros también dejando volar nuestra imaginación pensando en las cosas que podemos hacerle cuando llegue. Podemos incluso llegar a sacar el niño que tenemos dentro y seducirle en plan juguetón. Probad una pelea de almohadas. Mi sofá está repleto de almohadones y las peleas con ellos se suceden a menudo. Pocas son las veces que la guerra no ha acabado entre las sábanas… jejejeje

CAMBIO DE TORNAS

Si somos siempre los que seducimos y levamos la iniciativa en nuestra vida sexual, probemos a variar la situación con algo de psicología inversa. Podemos comentar que vamos a emprender una “desintoxicación” de sexo durante unos cuantos días, al mismo tiempo que podemos insinuarle que si en esos días se diese el tipo apropiado de tentación podríamos saltarnos nuestro plan. 
Así, ¡como quien no quiere la cosa!

Pueden pasar dos cosas:
– Que nuestra pareja acepte el rol y manifieste dicha tentación descubriendo nuevas facetas de nuestro amante buscando la manera de meternos en la cama.
  – ¡Que le venga de perlas! Esperemos que no pase eso. Que actúe y siga el juego.

EL PODER DE LA MENTE

De todos es bien sabido que el deseo en parte está todo en nuestra mente. Si somos capaces de insuflar deseo y lascivia en la mente de nuestra pareja, veremos que su cuerpo se manifiesta incluso antes de que lo toquemos.

SUGERENCIAS ERÓTICAS

Un consejo de Vatsyayana es que dediquemos un rato a la charla erótica para arrancar: 

“ … Hablan sugestivamente de cosas que podrían ser consideradas procaces, o no adecuadas para ser mencionadas en público.”

Vamos, lo que viene siendo decir guarradas. NO HAY NADA más morboso que nos susurren guarradas o susurrarlas nosotros.

DELICADO COQUETEO

Mostremos nuestras armas amatorias decorando la cama con pétalos o adornando la habitación con velas dándole un ambiente cálido y tenue.

CREANDO AMBIENTE 

Podemos potenciar la disposición sexual con un baile erótico. Ya sea a nuestra pareja o los dos juntos. Pon una canción que consideres sexy y poneos a bailar. Os incitará a acariciaros y a rozaros mutuamente. A medida que la cosa se va animando, nos ayudaremos a desnudarnos mutuamente y sin prisas.

“Él debería sentarla a su izquierda y sujetando su pelo y tocando el extremo y el lazo de su vestido, abrazarla dulcemente con el brazo derecho” KAMA SUTRA

 


Del mismo modo que elegimos el vino que mejor marida con una deliciosa comida, escogeremos los movimientos adecuados para la postura escogida. Por ejemplo, una penetración profunda funcionará de maravilla en el Misionero con almohada, pero puede resultar incómoda en el coito por detrás. 

Vamos a ampliar vuestro repertorio con algunas antiguas técnicas de penetración que os iremos mostrando al cabo de las semanas.





En esta posición la mujer cuenta con un margen inusual de espacio para expresar su pasión en esta variante de la posición usada muy frecuentemente del Misionero. Dado que las caderas de la mujer están totalmente elevadas queda a libertad de empujar, retorcerse y apretar tanto como desee.




¿Cómo funciona?

 – La invitación. Ella se recuesta, dobla las rodillas y separa las piernas, mientras él se arrodilla ante ella.

 – Penetración lenta. Él se desliza sobre ella y la penetra despacio, sustentando el peso sobre sus antebrazos. Ella lo empuja hacia adentro tirando de las nalgas de él hacia ella.

 – Dominación. Él estira los brazos hasta una posición de media dominación y mantiene su pelvis muy apretada contra ella.

 – Elevación. Ella alza sus caderas sustentando su propio peso sobre los pies y los hombros. Mueve su pelvis en forma de círculos. Él permite que los movimientos de ella le empujen hacia arriba.

UN PASO MÁS ALLÁ: Él refuerza esta postura retirando las manos de la cama y arrodillándose entre las piernas de ella en posición erguida.




Podemos hacer turnos para tomar la iniciativa: ella empuja hacia arriba cuando le toca llevar las riendas; él empuja hacia abajo cueado le llega la vez.

Cuando es ella quien realiza los movimientos, él experimenta una fuerte tracción hacia debajo de su pene. 

Podemos realizarla con movimientos suaves y contenidos o dejarnos llevar por la pasión con movimientos más rápidos y bruscos.

Ella no tiene que soportar el peso de él, lo que es conveniente en cado de que esté embarazada.

OS IRÁ BIEN

Si intentáis moveros al unísono, adoptando un ritmos que os satisfaga a los dos: él desciende mientras ella asciende. Una vez que le cojáis el tranquillo, los genitales chocarán a medio camino formando una explosión de sensaciones.

MEJOR LO DEJÁIS

Si no os convence la posición. Puede que el estar totalmente en el aire el contacto sea insuficiente. Depende de cada pareja.

A mí personalmente me gusta mucho… 😀

¡Así que os animo  a que este fin de semana lo pongáis en práctica!

Ya me contaréis que tal… Y si os ha gustado, ya sabéis, ¡compartir! Os lo agradeceré eternamente 😀

¡Un besito Tentadores míos!